Hola amig@s viajer@s!!!!!!

¿Cómo estáis?, soy la langosta viajera, un peluche rescatado de una tienda en el año 2007 que ansioso de conocer mundo, me he dedicado, como un primo mío enano de jardín irlandés, a viajar.



Aquí en este blog, os comento mis aventuras, consejos y lugares de interés de mis viajes. Espero y deseo que me dejéis vuestra opinión y experiencia propia, para que otros colegas cibernautas puedan beneficiarse y saber moverse cuando quieran viajar a esos maravillosos lugares.



Un saludo y espero que os guste.

LA LANGOSTA GIGANTE

jueves, 28 de febrero de 2008

Qué visitar en Pisa. Italia Capitulo 1

Bongiorno amic@s!!!!, o como se diga, jejejeje, he decidido salir de nuestras fronteras y pisar suelo italiano, concretamente me he marchado a la Toscana, una de las regiones más bellas del mundo.
Motivo:


Un gnomo de jardín amigo mío, me recomendó que fuese a esta comarca, de la que seguro no iba a salir descontenta y sí con ganas de volver. Y es cierto.


Visita:


Como veis en el título, lo he dividido en varios capitulos, ya que he estado en diferentes ciudades, empecé por Pisa, la famosa ciudad conocida por su Torre inclinada.


Aterricé en el aeropuerto internacional de Pisa, aunque también podéis ir al de Florencia, pero es en el primero donde llegan la mayoría de los vuelos que vienen a la Toscana. La compañía con la que volé fue vueling, la cual tiene una flota muy nueva y con unos precios muy baratos, la única pega que les pongo es que se pueden retrasar mucho sus salidas y llegadas hasta casi 5 horas, como me ocurrió a mi vuelta a España, os aviso que si no supera el tiempo de espera las 5 horas, no tenéis derecho a devolución e indemnización pero si os aconsejo que reclaméis porque en el caso de esta compañía aerea te hacen descuentos para otros vuelos que quieras realizar después.


Pues bien, allí lo que hice fue alquilar un coche ya sea con AVIS, HERTZ, o cualquier otra, es la mejor opción para moverte por esta región, porque así puedes disfrutar de sus paisajes y perderte por sus pueblos pequeños como ya os iré comentando en otros capitulos.




Para acceder al centro es fácil, esta bien indicado y el aparcamiento, si no es cerca de donde se encuentra la Torre, no es complicado de encontrar, no está de más estirar un poco las piernas o en mi caso tenazas y patas y disfrutar del paisaje urbano de una bella ciudad Italiana como esta.


La verdad es que en Pisa, estuve poco, la ciudad no es solo la torre inclinada o campanile, si no que es digno de admirar su Baptisterio, Catedral y antiguo Camposanto todo en un mismo lugar y de recomendar es darse un paseo, perdiendose en sus plazas, como la de los Caballeros con edificios renacentistas de gran valor o la Iglesia de Santa Maria de Espina cerca de la Catedral y a las orillas del río que baña la ciudad, el Arno.


Pero lo que más llama la atención es el principal conjunto patrimonial antes citado, la Catedral, Baptisterio, Campanile y Camposanto. Puedes acceder a estos cuatro edificios más a dos museos, adquiriendo en las taquillas de la Opera Della Primaziale Pisana (organismo local) la entrada mediante ticket, pudiendo ir a todo el complejo o elegir algunos de ellos, yo concretamente pasé al baptisterio y catedral (me costó 6€, la verdad que me sorprendió, esperaba que fuese más caro), a la torre inclinada, a la cual ya se puede acceder (aquí si que te clavan 15€ por subir), tienes que coger la entrada con bastante antelación porque funciona con pases, es decir, si el último pase es a las 17:00 horas y llegas a las 16:30, despidete de subir porque ya se habrán agotado las entradas, como me ocurrió a mi. Pero aunque no pude disfrutar de sus vistas inclinadas, si pude admirar el interior de la catedral y la magnífica acústica de su baptisterio, el cual, si tienes suerte una guía hace pruebas de voz cantando notas aleatorias para comprobar el sonido. La verdad que merece la pena su visita pero en media jornada ya tienes todo visto y te llevas un buen sabor de boca.


Como anecdota te contaré que te asaltan numerosos vendedores ambulantes en plan viva la paz, viva el amor, donde en la mínima de cambio como no les digas que NO rotundamente, ya te han encasquetado algo. Y para los que les gusta hacerse la típica foto con la torre haciendo posturas varias, no hay problema ya que gracias a la explanada enorme, no te molesta nadie en la perspectiva y puedes salir sin ningún ajeno en tu foto, eso si, cuando yo fuí no dejaban pisar el cesped, así que ten cuidado si te metes para hacerte una foto, porque yo la haría rápida.


Comer:


Me senté a comer en una terraza de la calle principal que accede al complejo monumental, me tome, para hacer la gracia, una pizza en Pisa y luego un buen tiramissu y para rematar un expresso, más tipico imposible, pero ya te aseguro yo que en Italia, y concretamente en la Toscana, tienes una gastronomia muy diversa y riquísima. Aunque no te lo creas, aún comiendo en una zona muy turística me salio la comida por solo 9€, va ser que es cierto que España ha adelantado a Italia, porque me pareció, en esta primera jornada muy barata.


Anecdota:


Aquí también existen las terribles zonas ORA, si, por desgracia, y sí, si te pasas del tiempo de estacionamiento que has pagado, te ponen una multa, como la que me dejaron en el Fiat Bravo que alquilé (un buen coche) por un precio de 30€, que como os imaginais no pagué, pero no se lo digáis a nadie, jejejeje.


Bueno amig@s viajer@s, espero que os resulte útil mi experiencia en Pisa y si algún día vais toméis nota de mis consejos y enlaces que os he dejado en esta entrada. 

Un fuerte abrazo tenacil, 
La Langosta Viajera.

1 comentario:

Tapas dijo...

Un posto affascinante per dare una passeggiata dal relativo complesso bello e persino per prendere una buona piastra da colla o da un gelato… ma da pity che non è un buon ristorante cinese del cinese come in Madrid.