Hola amig@s viajer@s!!!!!!

¿Cómo estáis?, soy la langosta viajera, un peluche rescatado de una tienda en el año 2007 que ansioso de conocer mundo, me he dedicado, como un primo mío enano de jardín irlandés, a viajar.



Aquí en este blog, os comento mis aventuras, consejos y lugares de interés de mis viajes. Espero y deseo que me dejéis vuestra opinión y experiencia propia, para que otros colegas cibernautas puedan beneficiarse y saber moverse cuando quieran viajar a esos maravillosos lugares.



Un saludo y espero que os guste.

LA LANGOSTA GIGANTE

sábado, 9 de octubre de 2010

La langosta viajera de visita en Haro

Buenas!!!!!

¿Cómo lleváis la entrada del otoño?, seguro que preparando alguna escapada de fin de semana o aprovechando los puentes. Yo ya estoy planeando alguna que os contaré más adelante.

La entrada que voy a introducir es sobre la visita que hice a Haro. Se le puede considerar la capital del vino de Rioja, donde se aglutinan algunas de las más importantes bodegas de la denominación de origen "vinos de La Rioja".

Es una ciudad con una fuerte tradición del vino, en sus fiestas de San Pedro, el 29 de junio, celebran la batalla del vino, donde todo esta permitido para mojar a cualquiera con dicho liquido, la verdad que tengo que volver, solo para ver la fiesta que se organiza.



Cómo llegar:

Por carretera es tomando la autopista AP-68 o a través de la antigua nacional que une con Logroño, la N-232 y después el desvío por la N-124.

También podéis llegar en tren, cuya estación esta justamente en el barrio de las bodegas o como se le conoce en Haro, el barrio de la estación, jeje.

¿Qué visitar?

Barrio de la estación - bodegas
Pues a parte de una visita obligatoria a una bodega, os cuento que podéis visitar de lo monumental, que hay bastante.

Vais a tener que pasar si o si, por el barrio de la estación, os invito a que aparquéis el coche y os deis una vuelta por las bodegas, porque merece la pena por solo ver las fachadas antiguas de principios del S.XX, después de visitarlas. Podéis acercaros o bien andando (esta un pelín lejos) o bien en coche, hasta la entrada de la ciudad, cruzando el río Tirón, allí pasado el río, hay aparcamientos.

Debéis subir una cuesta para encontraros con la plaza de la Paz, en donde destaca su caserío bien conservado que me recordó al del norte cantábrico, por los balcones sobretodo. En el centro de la plaza hay un quiosco de la música de finales del XIX y presidiéndola se encuentra el bello ayuntamiento de Ventura Rodriguez, arquitecto real de Carlos III, de estilo Neoclásico.

A la entrada de la plaza, subiendo desde la zona baja, queda como vestigio de la ciudad amurallada, el torreón o torre de los presos, originario del S.XII y que hoy en día es un museo dedicado al arte contemporáneo.

Desde la plaza de la paz, si tomamos la calle Santo Tomás, que se podría decir que es como la Laurel de Logroño, por el gran número de tascas y bares donde tomarse una rica tapa con su buen Rioja, llegamos a la iglesia de Santo Tomás, un edificio de aspecto catedralicio de estilo gótico tardío, cuya portada de acceso esta decorada con un frontal plateresco donde se representa la pasión de Cristo, en su interior destaca un gran órgano barroco y el bello retablo. Este edificio se pudo construir gracias a los mecenas de la ciudad, los Condes de Haro, cuyo palacio se encuentra justo al lado de la iglesia.

Ya fuera del casco viejo, muy cerca del río, se encuentra la basilica de la Vega, donde se encuentra la patrona de la ciudad representada en una talla del S.XIV.

Todo, absolutamente todo tiene acceso gratuito, en la iglesia de Santo Tomás, hay un hombre que dándole la voluntad te hace una explicación del templo, no esperéis un guía, él lo hace por gusto.

¿Dónde comer?

Pues como ya os indiqué, os recomiendo que os deis una vuelta por la zona vieja, entre la plaza la paz y aledaños, sobre todo por la calle Santo Tomás y la plaza San Martín, ahí hay una gran cantidad de restaurantes y tascas.

Yo estuve comiendo en el Bethoven I y no salimos mal. Por unos 12€ por persona, a base de tapeo y vinos.

Recuerdo que había una pastelería en la plaza de la paz, de estas de toda la vida, al lado del café del Sol, cerca del Torreón, si os gusta el dulce, pasaros por ahí, siento no poder deciros el nombre, pero no lo recuerdo, voy a tener que comer más fósforo.

Visita a Bodega:

Concretamente visite las bodegas "La Rioja Alta SA", mi amiga la estrella de mar, conocía a un tiburón del vino y nos hicieron la visita gratis, no sabría deciros el precio pero os dejo este enlace de la bodega para pedir información.




Nos hicieron un recorrido muy completo, donde se visita el taller de realización y reparación de toneles, donde fermentan, maceran, envejecen y conservan. La verdad que aprendí mucho y a quién le guste el vino, les recomiendo que no se vayan de Haro, sin hacer una visita a una bodega.

Luego compré unos vinos, concretamente dos Viña Alberdi, de cosecha del 2003, un Crianza magnífico, con un sabor en aromas muy dulces, como a frutas del bosque y luego un Gran Reserva 904 de 1997, que conservo para una gran ocasión.

Descubrí que el vino que compré en una vinoteca de Logroño, llamada Albizuen la calle Marques del Vallejo número 7, era de estas bodegas, Baron de Oña, es un reserva de 2005, que también os recomiendo.

Bueno amig@s, espero que os haya sido útil a la vez que entretenida mi entrada.

Un saludo langostil
La Langosta viajera.