Hola amig@s viajer@s!!!!!!

¿Cómo estáis?, soy la langosta viajera, un peluche rescatado de una tienda en el año 2007 que ansioso de conocer mundo, me he dedicado, como un primo mío enano de jardín irlandés, a viajar.



Aquí en este blog, os comento mis aventuras, consejos y lugares de interés de mis viajes. Espero y deseo que me dejéis vuestra opinión y experiencia propia, para que otros colegas cibernautas puedan beneficiarse y saber moverse cuando quieran viajar a esos maravillosos lugares.



Un saludo y espero que os guste.

LA LANGOSTA GIGANTE

martes, 20 de julio de 2010

La langosta viajera de visita en Pastrana

Hola de nuevo!!!!!

Sigo con mi ruta por el interior de España y esta vez he llegado a una villa de la provincia de Guadalajara, Pastrana, más conocida por ser la villa de la Princesa de Éboli, mujer controvertida de la alta nobleza del S.XVI que hizo de este pueblo, uno de los más importantes del reino.



Como llegar:

Pues podéis coger la carretera N-320, hasta el desvío que enlaza con la carretera regional CM-200, donde viene indicado Pastrana. Es muy sencillo y no tiene pérdida.

¿Qué visitar?

Es una localidad declarada Conjunto Histórico Artisitco. Os aconsejo que aparquéis en una esplanada al poco de entrar en el pueblo, que esta justo en frente de un antiguo convento, el de San Francisco, allí, además de ser uno de los mejores restaurantes, está también la Oficina de Turismo.

De ese punto podéis partir, atravesando un arco con el mismo nombre del convento que os da paso al casco viejo, debéis callejear hasta llegar a la calle La Palma, denominada así, porque al final de la misma se situaba un casa que pertenecía a la Inquisición (el escudo de la Inquisición, era una palma de olivo, una cruz y una espada), además esa calle sigue conservando caserones del S.XV y yeserías de una antigua sinagoga, ya que hasta ese siglo, era el barrio judío.

Cuando lleguéis al final de la calle, debéis torcer a la izquierda y os encontraréis con la fuente de los cuatro caños, uno de los símbolos de Pastrana. De ahí, bajad hasta la calle mayor y torced a la derecha, para enfrentaros a la Colegiata, un edificio de origen románico, transformado en el gótico y rematado en el renacimiento que conserva en su interior un museo de arte sacro fabuloso, donde destacan los tapices flamencos del S.XV de Alfonso V de Portugal, el catafalco de la princesa de Éboli y la cripta donde se encuentra enterrada la familia. En la iglesia, destaca sobre todo el retablo dedicado a santas y el órgano barroco. Para visitar la iglesia-colegiata-museo, lleva un coste de 2,5€ por persona, os advierto que las señoras que la enseñan tienen un temperamento que tumbaría al caballo del Retiro, pero no os asustéis, porque son muy buenas.

Después de salir de la Colegiata, os invito que bajéis toda la calle mayor hasta la plaza de la Hora, llamada así porque era donde se podía asomar la princesa de Éboli desde su balcón del palacio que preside dicha plaza, tan solo una hora, durante todo su condena. El palacio pertenece hoy en día a la Universidad de Alcalá de Henares y es una obra maestra del renacimiento, siendo Alonso de Covarrubias su arquitecto, en su interior destacan los impresionantes artesonados conservados hasta la fecha. El acceso al palacio y su visita es de 2€ por persona.

Ya en el extraradio del pueblo, se encuentra el convento del Carmen, donde conserva un museo de naturaleza impresionante, debido a que los monjes que lo habitaron trajeron especies, algunas ya extinguidas, disecadas desde todas partes del mundo. Tiene un coste de 1€ por persona.

Si queréis visitar la villa en grupo grande y necesitáis un guía, aquí os dejo este móvil 646 53 96 03, se llama Manuel y parece que lo vive cuando explica su pueblo.

¿Dónde comer?

Pues estamos en la capital de la Alcarria, aquí la miel es el manjar por excelencia, es más, en uno de los fines de semana del mes de marzo se celebra la Feria Apícola. Para comer os recomiendo que vayáis al restaurante San Francisco, que os nombré antes, pilla muy cerca de la plaza de la Hora (menú entre 15-20€). Si os queréis alojar en Pastrana, podéis hacerlo en la Hospedería del Carmen, situada en el mismo convento, aquí os dejo este enlace para que os informéis.

Hace poco encontré un restaurante muy bueno y con una calidad excelente, se llama "El Molino", con un precio de unos 15,00€. Podéis comer una migas típicas con un toque nuevo, les añaden gajos de mandarinas. Además tienen unos guisos y unas carnes muy buenas. Se encuentra en la calle Moriscos 13, saliendo hacia el convento de El Carmen. Aquí os dejo el enlace, espero que os guste.


Os recomiendo que paséis por una pastelería que esta en el centro del pueblo, en la misma calle mayor, se llama Pastelería Éboli, ya solo por ver como esta decorada merece la pena entrar y a los que les apasione el chocolate, seguro que terminarán picando. Justo al lado, hay una bollería que pertenece a los mismos dueños y sus bizcochos y bollos también son muy tentadores, os lo puedo asegurar, porque no me cabían algunos de ellos en mis tenazas. Pinchad aquí.

Alrededores:

Si vais a estar más de un día en la zona, os recomiendo que bajéis a la localidad de Almonacid de Zorita, carretera abajo de la CM-200, es una localidad que perteneció a la Orden de Calatrava, cuya iglesia parroquial tiene una fachada gótica flamígera preciosa y muy cerquita de allí, se encuentra la presa de Bolarque, una obra hidráulica de principios del S.XX que es digna de visitar, se le considera arqueología industrial y el paraje es precioso, incluso se pueden hacer paseos por barca por el embalse. Aquí os dejo el enlace.


También podéis visitar las ruinas de la vieja ciudad visigoda de RECOPOLIS, en Zorita de los Canes, muy cerca del pueblo que os he nombrado antes, es uno de los 5 parques arqueológicos de Castilla La Mancha y esta considerado como la primera ciudad visigoda de nueva planta que se hizo en toda Europa. La entrada general es de 4€ y 2€ la reducida. Aquí os dejo el enlace también, por si os interesa.

Y ya para relajarse y desconectar, a las afueras del casco viejo, se encuentra un spa-rural, pequeño pero ideal para acabar un fin de semana, se encuentra ubicado en un antiguo molino del S.XVII y si una langosta como yo, con piel dura y acostumbrada al agua, salió superrelajada imaginaos como puede salir la piel de un ser humano como vosotros, como soléis decir, como el culito de un bebe. Tiene ofertas especiales y si queréis reservar, debéis hacerlo con tiempo, porque como os he dicho, es un pelín pequeño. Aquí va el enlace.

Bueno langosteros, espero que os haya gustado esta ruta por una Alcarria menos conocida. Si os ha gustado, dejad un comentario y poner vuestra experiencia.

Un saludo langostil
La Langosta Viajera.

sábado, 10 de julio de 2010

La langosta viajera de visita en Chinchón

Hola!!!!, si estoy dejando muy de lado el blog, os pido disculpas, pero una langosta a la que la faltan tenazas para teclear.

Esta entrada es de una localidad al sur de Madrid, muy conocida por su nombre y su historia, estoy hablando de Chinchón.

Como llegar:

Pues la verdad es que no es tarea fácil el llegar, podría estar mejor comunicado. Yo concretamente fui en coche, entre por la autovía de Valencia, la A-3 y me desvié en el km 41, cogiendo la carretera regional M-317 hasta Valdelaguna y de ahí por la M-316 hasta Chinchón. Luego descubrí que era mejor opción la M-311 o la M-404.



¿Qué visitar?

Esta declarado Conjunto Histórico Artístico. Es un pueblo recogido que se puede visitar en un solo día, el único inconveniente son las cuestas que tiene. Yo aparqué cerca del castillo, el cual cuando fui, estaba cerrado, es una de las fortalezas más importantes de la época de la guerra de la Independencia. De ahí es bajar hacia plaza mayor, que es el lugar más emblemático de todo el pueblo, pero antes de acceder por uno de sus esquinazos, dejaréis de lado el parador, enclavado en un bello convento, ya sabéis que muchos de los paradores se encuentran en edificios monumentales.

Merece la pena el quedaros un rato en la plaza, disfrutando de sus balcones verdes y sus soportales, en ella se realizan actuaciones y desde uno de sus costados, se divisa en la parte alta, la iglesia parroquial de la Asunción renacentista, donde destaca un cuadro de Goya en el retablo mayor, es curioso que dicha parroquia no tiene torre campanario y si a unos pocos metros, queda en pie la torre de la antigua iglesia de Gracia, donde se instaló un reloj y se la conoce como tal, como la torre del reloj. Así se le conoce a Chinchón como la villa con iglesia sin torre y torre sin iglesia.

Entre ambos edificios, está el Teatro Lope de Vega, instalado en donde estuvo previamente la casa de los Condes de Chinchón.

Os aconsejo que os perdáis por el pueblo y callejeéis, visitando su plazuelas y calles y sobre todo, quedaros un buen tiempo en la plaza principal, que es como un imán, no te puedes escapar.

¿Dónde Comer?

Pues la verdad que Chinchón destaca por la gran cantidad de mesones y restaurantes de gran solera, con una calidad excepcional, yo concretamente comí en el mesón La Casilla, un viejo palacio reformado en donde comimos fenomenal y os recomiendo que vayáis. Sigue conservando el pozo antiguo del patio y su estructura original. Todos los restaurantes que están en la plaza son caros y cuanto más os alejéis del epicentro, más barato y este es de un precio razonable, unos 15,00€ por persona, en menú. Este se encuentra en la calle José Antonio, que sale de unos de los costados de la plaza mayor.

Por esta zona, es típico son las judías chinchoneras en donde se le hecha, entre lo normal de las judías, las manitas de cerdo y sobretodo ajo. También todo lo que sea carne roja es fenomenal, casi siempre os lo servirán asado en horno de leña y como no, todo regado con un buen vino tinto de la comarca, ya que casi todos los mesones tienen cosecha propia.

Y ya que estáis en Chinchón, no os podéis ir sin comprar un ristra de ajos, con denominación de origen de la comarca, son característicos porque son grandes y blancos. Os recuerdo que estáis cerca de la localidad de Villaconejos y ya sabéis lo que eso significa, desviaros un poquejo para comprar un buen melón, también con denominación de origen.


En la plaza mayor, encontré una panadería-pastelería muy curiosa, decorada con hogazas de pan con formas curiosas, donde compré unas tortas de anís muy ricas, os recomiendo que paséis. Se llama Horno de pan "El Carmen"

Bueno amig@s, espero haberos descubierto un nuevo rincón de nuestra geografía, ya sabéis que me gusta visitar grandes destinos pero también aquellos secretos que guardamos por España.
Un saludo langostil
La Langosta Viajera