Hola amig@s viajer@s!!!!!!

¿Cómo estáis?, soy la langosta viajera, un peluche rescatado de una tienda en el año 2007 que ansioso de conocer mundo, me he dedicado, como un primo mío enano de jardín irlandés, a viajar.



Aquí en este blog, os comento mis aventuras, consejos y lugares de interés de mis viajes. Espero y deseo que me dejéis vuestra opinión y experiencia propia, para que otros colegas cibernautas puedan beneficiarse y saber moverse cuando quieran viajar a esos maravillosos lugares.



Un saludo y espero que os guste.

LA LANGOSTA GIGANTE

domingo, 8 de junio de 2008

Visita a Buendia

Hol@ viajer@s, en esta entrada os cuento mi visita a la localidad ribereña de los pantanos del trasvase Tajo-Segura, el pueblo de Buendía, en la provincia de Cuenca.

Motivo:

Me habían hablado de una zona en el centro de España que se la conocía como el Mar de Castilla y la verdad es que me extrañó muchísimo el que hubiese un mar en pleno centro de la Península y como soy tan curiosa me adentré en su búsqueda.


Transporte:

Existe un servicio de transporte de autobuses interurbanos desde Cuenca capital pero la mejor forma es ir en coche particular, debéis coger la N-320 y cuando llegáis a Sacedón coger el desvío hacía la CM-2000, la verdad que es muy fácil llegar.

Visita:
  • Pueblo: El pueblo es muy pequeño pero tiene algunas curiosidades, en el centro aparece una bella plaza castellana cerrada con arcos de medio punto muy típica del Renacimiento y justo en frente aparece la Iglesia principal, de un bello estilo Herreriano, la verdad es que tanto la Iglesia como la plaza no están muy bien conservados y más de alguna administración debería tomar cartas en el asunto para restaurar este conjunto.
    Buendía conserva todavía algunos tramos de sus murallas y alguna puerta antigua, es muy curioso que hace poco tiempo levantaron una nueva puerta en donde estuvo anteriormente otra que fue derribada. Muy cerca de esta puerta aparecen las cuevas y la fuente del pueblo, donde antiguamente todos los lugareños se acercaban a ella para llenar sus botijos y jarras, ya que es de una calidad excelente. Hace muy poco tiempo, se descubrió muy cerca de esta fuente y cuevas, el viejo lavadero, el cual, lo restauraron pero en la actualidad está en pésimas condiciones. Si queréis más información del pueblo y alrededores, en esta zona está la Oficina de Turismo.
    También encontraréis un museo muy curioso, el Museo del Carro, dentro de la red de museos de Castilla-La Mancha, donde se muestran piezas donadas o adquiridas por el Ayuntamiento de carros, la verdad que es muy peculiar y os recomiendo que lo visitéis. Su entrada es gratuita.
  • Alrededores:
    Este pueblo vivió tiempos mejores cuando en su pantano había agua, hoy por la sequía y los continuos trasvases a Levante, lo han dejado prácticamente vacío junto con su vecino, el de Sacedón, ya en la provincia de Guadalajara. Pero en ellos se puede o se podía, practicar deportes acuáticos y también zona de acampada en especial en verano.
    La presa del pantano, construida en la dictadura, es una verdadera obra de ingeniería y es muy curioso el estacionar el coche en su parking para asomarse para apreciar el sistema de apertura de compuertas o la diferencia del lado donde se almacena el agua y el lado opuesto por donde se abre para el suministro humano y trasvase.
    Muy cerca del pueblo, en un paseo muy tranquilo encontramos la ermita de Ntra. Sra. de los Desamparados, muy cerca del río Guadiela, en sus orillas, es una ermita muy bonita del s.XVI rodeada por un bello paraje natural que es un bálsamo de tranquilidad. Hace unos años sufrió un incendio pero afortunadamente a esta zona no llegó.
    Y otra ruta alternativa es la ruta de las Caras, se encuentra también muy cerca del pueblo, pero más aún del pantano. Son esculturas todas ellas esculpidas sobre la piedra caliza de la zona y os podéis encontrar desde enormes caras de Buda, hasta duendes y una calavera. Es como estar dentro de un bosque encantado, de eso parece que saben mucho los conquenses porque ya poseen de por sí la Ciudad Encantada muy cerca de Cuenca capital.
Comer:

La verdad que desconozco algún plato que sea típico de este pueblo, pero si no os podéis ir de Cuenca sin probar sus famosos Zarajos, son tripas de cordero enrolladas con ajo, no suena muy bien, pero os aseguro que están buenísimos y de postre el Alajú, un dulce de miel y nueces delicioso y su delicioso aguardiente de café, también conocido como Resolí.

Bueno amig@s, espero que os haya gustado mi recomendación de esta pequeña zona, ya sabéis que me gusta que conozcáis no solo los grandes centros turísticos, también daros a conocer lugares que bien merecen una visita.

 Un saludo langostil. 
La Langosta Viajera.

1 comentario:

Leba dijo...

Hola langosta. De verdad que no dejas de sorprenderme..., visitas los lugares más recónditos y los describes perfectamente. Mi infancia estuvo en Buendía, y no tengo más que decir, que para desconectar y disfrutar de la naturaleza, nada mejor que Buendía y sus alrededores. Solo apuntar, el centro de ocio, donde se puede pasear por el campo en caballo, incluso hacer rutas en quads Gracias por ilustrarnos.